¿Qué hacer si me mandan de vacaciones en Plena Crisis?
Empleadores se aprovechan de la Crisis?

Quien paga tu sueldo de empleado, no es la empresa empleadora.

Un restaurante que solía tener 80 comensales al día promedio, es atendido por dos mozos, si disminuye el número de comensales a 5 por día, ¿Seguiríamos necesitando dos mozos para atenderlos? desde luego que no. Porque quien finalmente le paga al mozo, es el comensal.

Si bien la empresa organiza los recursos, de infraestructura, humano, capital, y es el que cobra, le transfiere al mozo el valor de su trabajo que ha sido requerido por los comensales. Le paga porque con las horas dedicadas a su trabajo, el mozo, intercambia el servicio que brinda, por dinero.

Lo más probable es que en el caso que les describo, se va a tener que despedir a ambos mozos, y que además, quizás sea el mismo administrador, quien tenga que hacer las veces de mozo, cocinero y contador, para que el restaurante sobreviva.

Cambiemos radicalmente el “Rubro” del ejemplo, hablemos ahora de una empresa que realiza eventos, llega la crisis de Salud pública, y todos tus eventos por realizar en lo que falta del año, tienes que cancelarlos. Qué va a pasar con el equipo encargado de la producción de esos eventos, en ese momento, ya no tienen un trabajo que realizar, porque no hay asistentes que vayan a comprar entradas. Quien le paga a ese equipo de producción?, son realmente los asistentes al evento, que perciben el valor del evento que este equipo produce, y a cambio de disfrutar del evento, le transfieren dinero.

Hasta aquí, como empleado, quizás todavía no la captas, y sigues pensando que la empresa ha debido acumular un flujo de dinero y tiene que usar de sus ahorros para seguir pagando a sus empleados.

Pero veamos un caso más, a ver si clarificamos, imagínate a Sandra, ejecutiva corporativa, que solía ir en taxi al trabajo, y le pagaba a Tomás, un taxista, $8 para que la lleve a tu trabajo, todos los días laborales, pero entramos a una cuarentena, y resulta que ahora Sandra trabaja desde casa, no requiere del servicio de taxi, pero viene Tomás, y le dice, aún cuando ya no te traslade, me debes de seguir pagando. ¿Te parece lógico?

Tu dirás, pero esto no tiene sentido, porque Tomás es una persona, que además es informal que ni siquiera me da un recibo, no es una empresa. Con mayor razón, porque estás aprovechando la precariedad de un taxista informal, y luego te indignas contra la empresas formales que realizan despidos, las que al menos le brindan una liquidación a sus trabajadores.

Es cierto que Tomás el taxista, no es una empresa, pero es exáctamente lo mismo, si en lugar de Tomás, fuera “LA EMPRESA SA”, que tiene su Flota de vehículos con conductores. Pregúntate ¿Por qué la empresa puede pagarle a esos conductores?, porque hay Clientes que están dispuestos a pagar por un servicio de traslado.

Entonces el pago a ese conductor, no depende del Empleador, sino depende que dentro de la organización que el empleador a creado,- en donde confluye, el conductor (Tomás), pero además, el capital, inversión en activos, la administración, un gran riesgo que solo asumen los propietarios, entre otros-, se produzca un servicio que Sandra esté dispuesta a Pagar.

Entonces que se le pague a Tomás, no depende en última instancia del empleador, nunca lo determina la empresa, depende de que los clientes estén dispuestos a pagar por el servicio.

Si se le obliga a la empresa, que le pague recursos que no tiene a pesar de que el trabajador no está produciendo, lo que se le está pidiendo realmente al empleador, es que haga un acto de filantropía. Daría lo mismo si yo voy a tu casa, no te conozco, y pido que me des dinero.

Sin embargo, aunque parece increíble, hay muchas personas que están a favor de las medidas que están tomando muchos gobiernos, a raíz de esta crisis de Salud Pública, en las que impiden al empleador, despedir a sus trabajadores.

Una Ley anti despidos, suena muy bonito si eres empleado, cuando uno se ve en peligro, es entendible que se encienda el sentido de supervivencia, porque perder un trabajo afecta directamente tu comida y la de tus hijos, por lo que hasta se entiende tu reacción a favor, pero no se justifica que apoyes este tipo de robo que implementa el gobierno, que no tiene ni siquiera un fundamento ético.

Daría lo mismo, que le digas a cualquier desconocido, págame un sueldo, te va a a decir, tu no trabajas para mí, no estás produciendo nada que a mí me interesa comprar.

Seamos responsables señores gobierno, porque si nos obligas a través de una ley, a seguir pagando a trabajadores a pesar de que no tenemos ingresos, vamos quebrar, o vamos a tener que recurrir a créditos que nos pueden llevar a graves problemas financieros, y la ley va a tener el efecto contrario, que es destruir puestos de trabajo, y cuando haya pasado la crisis sanitaria, no habrán fuentes de trabajo disponibles,

Es un pena que este Gobierno demagogo de izquierda, no tiene líderes capaces de entender esto, y con sus políticas populistas “anti trabajadores” nos van a llevar a una pandemia económica.

Hay que matizar algunas cosas, porque algunos intentarán rebatir lo que les acabo de argumentar valiéndose de excepciones. Si bien en última instancia, es el consumidor final quien decide cuánto y dónde pagar al trabajador, como empleadora veces se evalúan otros factores que tienen una fuerte incidencia en el costo y la creación de valor.

Por ejemplo, en mi negocio de Outsourcing financiero, aquellos que ya han pasado a una posición de analista en adelante, representan talento, en el que se ha invertido mucho en desarrollar, y aún cuando en los próximos dos meses no generen la misma cantidad de ingreso, despedirlos sería más costoso para la empresa debido a que restituir ese nivel de talento, costaría mucho más. Entonces como empresario puedo tomar la decisión de perder algo de dinero en el corto plazo, negociando con el empleado también para minimizar esa pérdida, con la finalidad de que la pérdida no sea mayor en el futuro. El problema sería que no tenga liquidez en ese momento, para poder mantener ese talento, y aquí podría tener sentido algún tipo de financiamiento, o no. Hay varios factores que como empleador tengo que evaluar.

Por otro lado, en mi negocio de productos de Software, la demanda de clientes ha disminuido, y de momento, es más conveniente que invierta en publicidad, en lugar de mantener tanto personal de venta en nuestro contact center, y además, nuestro proceso de Venta está tan estandarizado que no requiere de gran cualificación ni entrenamiento, entonces no voy a renovar contratos a gran parte de ese equipo y cuando la publicidad empiece a dar resultado, en unos meses nuevamente tendré que contratar nuevos trabajadores.

En lugar de despedirlos, podría renovar los contratos y aplicar a la suspensión perfecta de labores de tres meses, subsidiada por el Gobierno. El Problema, es que no sé cómo de jodida estará la economía en tres meses, porque las medidas populistas del Gobierno nos van a llevar a una debacle, no confío en el Gobierno y la crisis nos deja con mucha incertidumbre. Por todo esto, tiene más sentido para el negocio no renovar estos contratos.

Ahora también puede haber empresarios, que tienen mucho dinero y un gran sentido caritativo y pueden permitirse perder dinero, y deciden no despedir a nadie.

A lo que voy, es que sobre la Base de que el Gobierno no debe robarle a las empresas con medidas populistas, porque son tantos los factores que afectan las decisiones empresariales, que el gobierno es incapaz de regular sobre todas ellas, se debe dejar al mercado trabajar para un rápido recupero de la economía.

Entonces, respondiendo la pregunta título de esta publicación, ¿Qué hacer si me mandan de Vacaciones en Plena Crisis? Lo Primero sentirte agradecido de tu situación privilegiada de tener un empleo, para el que hiciste mérito, no hay duda, y seguro muy bien merecido lo tienes, pero hay que estar agradecido por las buenas cosas. Lo siguiente, es darle las gracias a tu empleador, que valora tu trabajo y busca la manera de evitar despedirte. Y si no quieres agradecer a nadie, está bien, pero al menos no actúes indignado por gozar de vacaciones pagadas, cuando hay tantas personas que se han quedado desempleadas o peor, que estando en la informalidad y no teniendo qué darles de comer a sus hijos, ni siquiera les dejan salir a trabajar.

Hablando de indignación, hace unos días CONFIEP emitió una carta para el Ministerio de Trabajo, a la que, por raro que parezca, absolutamente todos los medios, parecían estar de acuerdo en criticarla, pero por las razones equivocadas. Por un lado, los medios que más apoyan al Gobierno como el Canal 2 o el 4, indignados porque lo ven como un abuso contra los empleados, por otro lado, los medios más críticos al Gobierno, como Phillip Butters en Willax, en contra de la propuesta por QUIENES son las empresas que forman parte de CONFIEP, pero la verdad es que independientemente de quienes formen parte de la CONFIEP, lo propuesto en esa Carta favorecerá principalmente a las Micro, pequeñas y medianas empresas. Después de lo expuesto en este ensayo, espero que estés de acuerdo conmigo, en que las medidas que propone la CONFIEP son adecuadas, sino, déjanos tus argumentos en la sección de comentarios.

¿Qué hacer si me mandan de vacaciones en Plena Crisis?
Fernando Pastor
14 abril, 2020
Share this post
Archivar
Registrarse to leave a comment
Movilizar tu vehículo en estado de emergencia
Evita problemas con la policía y fuerzas armadas con tu permiso vehicular de transito